24.10.17

Primer día del Rabal y aragonesxs: los New Tones

Con la que está cayendo, este sábado asistí por la tarde a un acto, o conjunto de actos, de unidad. De unidad rabalera zaragozana.

Con un cierzo propio del Día de San Valero o de la Cincomarzada, asistimos a esta primera fiesta cultural entorno sabiamente al espacio de nuevo cuño pero que más nos une y representa incluso a nuestros nuevos vecinos y pobladores, que utilizan nuestro distrito como un lugar dormitorio.

Me refiero a la Azucarera y Zaragoza Activa, nuestro principal proyecto de ciudad del que somos usuarios todo el distrito, en cuyos espacios exteriores tuvieron lugar un conjunto de actos donde los protagonistas fuimos nosotros. Donde se expuso toda la actividad musical generadora de sueños del Distrito 14 y la emanada de los proyectos elegidos en el semillero de empresas de Zaragoza Activa, ya rabaleros por ubicación y seguramente devoción.
Voy a destacar dos.

La actividad de vídeo mapping que utilizó como proyector la Casa del Director de la Azucarera, salvada de la desaparición por varias escuelas taller y pendientes de uso. Esa nave central de la Azucarera que no se utiliza como teatro pero sí como sede de presentación y realización de talleres de nuevas tecnologías, resulta que se ha desplazado como telón a esta bellísima casa.

El resultado fue alucinante y fantástico. Una actividad sencilla de pantalleo de imágenes de última generación proyectada contra un bellísimo exponente de la arquitectura industrial del siglo XIX.

Y calentando motores como paso a la actuación de la Dixie Rue del Percebe, proyecto de Javi García Lucea, la impagable y efervescente actuación de los alucinantes New Tones.
Los “newtons”, guapos, salaos, glam y con rasmia. Elegantes y con esa geta que tenía Loquillo o Urrutia, todo Gabinete Caligari, en los 80. Van a ser imprescindibles porque, además, tocan muy bien y crecerán.
Impecablemente vestidos, igual que en la imagen que acompañamos, estos boys de 15 años que asisten a clase al Instituto Tiempos Modernos, esta incisión del Actur en la programación, nos asombraron con su ilusión, su poder y su buen hacer musical a todos los que estábamos esperando. Nos dejaron con una sonrisa rock interminable, qué bello es poder seguir viviendo para viviros.

A tal punto que para mí se convirtieron en el plato fuerte de la jornada, en la dosis de energía de Los Ramones que me faltaba después de una apoteósica cerveza en La Cebada.

Nació en mí una energía parecida a la que me da la cenefa de la chaminera de la Azucarera mudéjar: esa ilusión por seguir viéndoos y comprobar que creceréis musicalmente que he tenido pocas veces en mi vida: y dos fueron el concierto teloneado por Héroes del Silencio con Battiato y el Último de la Fila y un segundo, un unplagged de la primera Amaral en La Casa del Loco.

Allí se vio mata, patata, actitud, aptitud y profesionalidad de estos chicos incluso en los pequeños detalles: pasando nervios por demasiado perfeccionistas, recogiendo con meticulosidad de artesano el contrabajo en su funda, todo información precisa en sus hermanas o novias gruppies… Qué amables y educados, menudo viaje en el tiempo…

Qué caras de sus abuelos viéndoles…

Y luego su calidad, magnífico batería que se atreve a metronomizar cualquier cosa… Alegría de vivir Elvis-costelliana…

A mí me dejó de doler la muela y dejé de sentir el cierzo con vuestra descarga. Prometo aportar imágenes del bestial video mapping.

Felicidades por la iniciativa a toda la Junta de Distrito del Rabal de Zaragoza.

23/10 Luis Iribarren

23.10.17

Aragón – Escocia - Laponia

En Heraldo de Aragón se han publicado varios artículos sobre las regiones desierto europeas que me han llamado la atención. Lo que no menciona esn que a ciertas partes de Aragón y resto de serranía celtibérica se les denomina en Bruselas la Laponia del Sur.

Es curioso, resulta que las Tierras Altas de Escocia, Highlands, y Laponia han tenido instrumentos de financiación estatales como el Fondo Especial de Teruel. Sin embargo han dado mejor resultado pues se han invertido en las personas, se ha prohibido su uso en ladrillo, también su uso en proyectos estratégicos como los balnearios de Teruel o Zaragoza de nuevo cuño, Motorland, ampliaciones de estaciones de esquí… Se ha apostado, en vez de por cerrar colegios unitarios, por hacer formación integral de alta calidad para todas las edades, y la gente ha vuelto.

Más allá de que todos invertimos en llevar banda ancha a todas estas regiones –mejor dicho, en Huesca sí-, es curioso su funcionamiento.

1.- En el norte de Escocia y sin considerar diferentes regiones –aquí sería hacer un fondo común para varias Comunidades Autónomas- pivotando sobre Inverness, el fondo  Highlands and Islands Enterprise (HIE), agencia de desarrollo del Gobierno de Escocia,  ha permitido los últimos años –y la planificación comenzó en los 70- gastar el equivalente económico del FITE pero en sociedad civil: en iniciativas concretas económicas de modernización.

Ese apoyo ha sido a iniciativas sociales –similar a la “repoblación” que para Teruel se anuncia con retirados canadienses y americanos, economía de Pau: centros de retiro cuidados-, invertir en recursos tecnológicos –en Huesca se está extendiendo la fibra también- y, sobre todo, fomentar los activos que ya existían.

Que son la trinidad de cuatro whisky-agroalimentación, ganado angus cualificado, turismo rural y microgeneración de energías renovables, revitalizar los saltos y molinos crearía también aquí empleo.
Además, es preciosa la idea, una Universidad de la experiencia y abierta denominada “Universidad de Escocia”, llamando la atención de pobladores artistas que en ese entorno siguen formándose.

Por último, si no tienen emprendedores para un tema –ejemplo: cuberos de cubas de whisky- van a buscarlos con ofertas económicas provenientes del fondo, van a Borgoña, a Rioja y directamente le montan la empresa. Ejemplar.

2.- En la Laponia sueca y finesa también optaron por el teletrabajo, por la señal casi universal de 3G sin cables, ahora estarán en 4G.

Está también prohibido invertir el fondo en museos, polideportivos de municipios si niños o jardines de municipios sin jardinero. Solamente se financia por ley conocimiento y proyectos con beneficio social y económico claro, cuya criba es que se reconozca sin reparto político alguno más allá de la localidad de donde surgen.

Tienen un programa de aprovechamiento de recursos que incluye el turismo –ir a ver Santa Claus-, la producción alimentaria solo gurmet en torno al queso, pescados de lago procesado-acuicultura, siropes o reno, y seguir a través del precioso nombre de Programa Ártico de Especialización con el abastecimiento y construcción del sector timber –casa y muebles de madera- y refinado de minerales.

Todo ello acompañado por programas de reciclaje continuo de la mano de obra que vive en ese entorno rural con un mercado de trabajo más frágil.
Son experiencias de las que nutrirse, no todo han sido sombras en nuestro  medio rural. El Somontano, la chacinería de Ólvega en Soria, la gestión de las setas de Urbión o el azafrán de Teruel, son ideas brillantes.

Se trata simplemente de que tengan un marco estratégico que haga que no dependan tanto de políticos –ver sector trufero y jamonero-, que no sirvan para el brillo personal de pocos, que –efectivamente- a través de la transparencia generen ese orgullo por volver a habitar las zonas rurales.

Vemos que aquí no existe, vemos que se permite la incorporación a la agricultura a la desesperada y a los casi 40 años… Eso es que en algo estamos fallando… Y al final el fondo europeo va solamente a mantener cuadrillas de albañiles que hacen fuentes innecesarias en municipios que padecen incendios por no mantener el monte.

28/09 Luis Iribarren

22.10.17

Al Este, Aragón y Cataluña, hermanos

"Dicen que hay tierras al este", verso de la canción "Aragón" de nuestro inolvidable Labordeta, canción de amor a Cataluña, y que es el título de la exposición que hasta el 7 de enero se puede ver en el Palacio de Sástago de Zaragoza. Metáfora referente a una comunidad que durante siglos ha sido hermana de Aragón y hoy día se debate entre la historia fraudulenta de algunos mal llamados historiadores y la histeria secesionista.

Fue notable la asistencia a su inauguración de Joan Manuel Serrat, hijo de una aragonesa que, como yo y decenas de miles, tuvimos que emigrar buscando un futuro mejor. El engaño, hiere y separa. Solo se necesita de una mentira para poner en duda todas las verdades.

La historia, Caspe y su compromiso, época que fue testigo de cómo mantener la unidad, sin discrepancias para evitar la fragmentación. Y la histeria que hoy día nos separa y divide a dos comunidades hermanas, entre un independentismo fuera de lugar y un patriotismo desmesurado.

Radicalismos y fobias de unos y otros en contra de todo.

Pero a mi, en esa ruptura que vive la sociedad catalana por una parte de su población, hay algo que me cuesta comprender. Dos tercios de la población de Cataluña, padres, abuelos o ellos mismos son de origen inmigrante, incluidos algunos sus propios gobernantes.

Muchos de estos participan en ese proceso soberanista tanto o más que los propios catalanes. Y se olvidan de sus raíces, familias y tierras que en su día tuvieron que abandonar. Llegaron a la comunidad vecina para levantarla y enriquecerla a costa de empobrecer la suya.

En este sin sentido, en esta fracción, hoy día alguno de estos hablan con desprecio de su tierra y otros se sienten indignados, acosados e insultados. Ojala más pronto que tarde esta tragedia independentista retorne a lo que nunca debió dejar de ser, dos pueblos unidos por la historia, por el comercio, turismo y bandera.

Daniel Gallardo Marin   

20.10.17

Yo tampoco entiendo a mi Zaragoza

Es curioso que cuanto más fino y con más poder económico tiene un barrio de Zaragoza, más banderas de España muestra en sus balcones y ventanas. Debe ser que como son más ricos, pueden gastarse más dinero en banderas.

Es curioso también que durante la crisis económica, durante esos meses en los que España no era nada pues estaba en manos de las instituciones duras europeas y alemanas (los hombres de negro), no salieron banderas a las ventanas de Zaragoza reclamando nuestra dignidad como país y sociedad.

Es curioso que cuando se nos derogaron las leyes laborales conseguidas con esfuerzo y siempre a medias, cuando se nos borró nuestro derecho a los convenios colectivos, al empleo digno, no salieran banderas a los balcones, ni de España, ni de Aragón, ni de los sindicatos. Dando la cara, presionando. No escuché que nadie fuera a sacar sus dineros de los bancos, incluso cuando la CAI se tambaleaba moribunda.

Es curioso que sin saber qué es Cataluña, se odie a Cataluña y se prefiera el champán carísimo al cava. Que se defienda una postura política con fervor siendo abstencionista redomado. Es curiosa esta España que no entendemos ni los españoles. Como para explicarla a los de fuera.

Sigo sin entender…, cómo es que odiamos a los catalanes, pero en cambo les obligamos a que estén junto a nosotros. Cuando se odia a Cataluña, se odia a todos los catalanes, también a los que llevan banderas españolas. 

Si un matrimonio se odia, se inventó el divorcio. Y ya hace mucho. Y en un divorcio no se les pregunta a los hijos qué les parece que sus papas se vuelvan independientes del todo, incluidas sus economías.

Julio Puente