12.12.17

Aragón recupera lo que es suyo

Aragón ha sido noticia en todos los medios estatales y algunos europeos. Ha tenido que ser por el treinta aniversario del criminal atentado de ETA en la casa cuartel de la Avenida Cataluña y por la vuelta a Aragón de los bienes de Sijena, la noticia que ha llenado espacios televisivos e informativos.  

Desde aquí mi recuerdo a las víctimas, la mayoría niños, mi cariño para sus familias y mi apoyo por mantener viva la memoria de tanto sufrimiento sin sentido. 

Ciñéndome al manipulado litigio, los abucheos, gritos e insultos con los que numerosos catalanes intentaron impedir la salida de las obras aragonesas del Museo de Lérida, son dignos de tener en cuenta. Enfrentamiento e insultos de toda índole a la salida del museo que tuvieron que soportar técnicos y medios de comunicación aragoneses, trabajadores que iban a cumplir con su trabajo y han tenido que aguantar por parte de algunos auténticos becerros a la entrada del museo leridano. Incluidas las tres piedras que lanzaron al camión cargado con los bienes. 

¿Quién no entiende que unos bienes, pilares de la identidad aragonesa, comprados ilegalmente y otros cedidos para su restauración, y que siguen en el Museo de Barcelona, puedan formar parte del patrimonio de quien comete la ilegalidad? 

Por eso resulta histriónico escuchar al huído de la justicia  española, Puigdemont, rozar el esperpento amarillo cuando habla de golpe de Estado para expoliar Cataluña. 

Cuando hablan de ocupación y saqueo, o de que Cataluña es su botín de guerra. Siempre me ha interesado el uso del lenguaje como propaganda política y más ahora cuando  los bienes de Sijena se han convertido en tema electoral catalán. 

Pero afortunadamente se ha dado la tormenta perfecta para que los siempre atemorizados gobiernos de Madrid acaten las leyes y eso que al ministro Méndez de Vigo le temblaron las piernas y a punto estuvo, hace unos días, de volver a paralizar el proceso, como siempre, por "evitar" un nuevo enfado del niño mal criado en el que todos los Gobiernos de España han convertido a Cataluña. 

De momento, siempre hay algún tonto. Amenaza el delegado de cultura de Cataluña en Lérida con “repensar” los servicios sanitarios que se prestan a Aragón. Patético. 

En lugar de entonar el mea culpa por no haber cumplido con las sentencias dictadas hace ya 20 años, por haber provocado el deterioro de unas cuantas obras y la "pérdida" de otra, (que espero que la justicia siga actuando y les cobre caro su desatención) si no entienden las palabras con las que se describe la realidad, que se apliquen su propio discurso: quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón.

Daniel Gallardo Marín  

11.12.17

Hoy hace 30 años de la masacre contra la Casa Cuartel

Hoy hace 30 años que ETA mataba en mi barrio de Zaragoza a 11 personas, dejando a 88 heridos y destrozados. En la fría mañana del 11 de diciembre de 1987 cuando a las 6 y 10 de la mañana sonó la alarma en el Parque de Bomberos nº1 de la Ciudad de Zaragoza, avisando de que se había producido una explosión en la Casa Cuartel de la Guardia Civil en la Avenida Cataluña.

El lugar que ocupó la Casa Cuartel lo ocupan ahora los Jardines de la Esperanza recientemente restaurada, donde una escultura vela el recuerdo de lo que allí ocurrió. Cinco niños, un adolescente de 16 años, dos mujeres y tres guardias civiles murieron. Otras 73 personas resultaron heridas.

Dos hombres habían dejado un coche junto a la fachada del edificio, un Renault 18, lleno con 25º kilos de amonal que explotó a los pocos segundos. Abandonaron el coche con la mecha ya iniciada y se montaron en otro coche que les esperaba, mientras el guardia de la puerta se metía dentro del edificio gritando para avisar a las familias. Cuatro plantas del edificio se derrumbaron con las familias durmiendo dentro.

Julio Puente

8.12.17

La calle de la poetisa que no gusta a Rajoy, y la del poeta que no escribía poesía

“He vivido muchos años al lado de la Escuela Naval de Marín, en la calle Salvador Moreno. Ahora no sé porqué, le han quitado el nombre a la calle; yo le sigo llamando así”, espetó el actual Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Dicha calle hoy se llama Rosalía de Castro, una de las más insignes poetisas en lengua castellana y gallega, cumbre de la poesía del s. XIX, pero el Presidente de España prefiere seguir nombrando esa calle con la denominación anterior, que recuerda a un fascista, un peligroso genocida que bombardeó impunemente desde el acorazado Canarias a 100.000 civiles desarmados que huían de Málaga a Almería en 1937, tras rendir la primera ciudad, en uno de los episodios más cruentos de cuantos se vivieron de ataques a inocentes desde las filas fascistas y nazis en la Guerra Civil Española. Ya en el inicio de la guerra este genocida había protagonizado una atrocidad parecida contra la población civil en Gijón, Alicante y el puerto de Barcelona.

 Rajoy, que se dice tan defensor de la legalidad, se declara insumiso a la llamada Ley de Memoria Histórica (que ampara el cambio de nombre en el callejero pontevedrés) y al acuerdo, válidamente adoptado, del Ayuntamiento democrático de la localidad, competente en la materia y que goza de autonomía local. Seguramente, no sabe quién fue Rosalía de Castro ni, por supuesto, habrá leído poesía alguna de la autora, en otro caso, reconocería que bien merece una calle.

 Rajoy prefiere el fascista genocida a la poetisa romántica. Y ante eso, no hay norma que valga.

 En Zaragoza también se cambiaron algunas calles de franquistas, entre otras, la del carlista Jesús Comín (hoy, Héroes del Silencio), que organizó los requetés aragoneses que fueron fundamentales en la represión fascista en la Ciudad. Su hijo, Alfonso Carlos Comín Ros, fue católico, pero comunista del PSUC y luchador antifranquista, como recuerda la recomendable exposición “Dicen que hay tierras al Este. Vínculos históricos entre Aragón y Catalunya. Siglos XVIII-XX”, que se exhibe en el Palacio de Sástago.

 Durante tres décadas convivieron en el callejero padre e hijo, carlista y antifranquista. No parece fácil que convivan en el callejero el antifranquista y su hijo, Toni Comín, exconseller de ERC del Gobierno de Puigdemont. Toni, siguiendo la tradición familiar, también se declara católico (aunque reconocido homosexual) y hoy anda por Bruselas tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

 Pero volvamos a Alfonso Carlos Comín Ros. Cuando se urbanizó el entorno del Parque Castillo Palomar (1980), la ciudad de Zaragoza dedicó una calle a un poeta, gallego como Rosalía, denominándola “Poeta Celso Emilio Ferreiro” y, junto a ella, otra denominándola “Poeta Alfonso Carlos Comín Ros”, aunque no consta ni se conoce poesía alguna de Comín Ros, ni a tal destreza imaginaria debe el reconocimiento del callejero zaragozano.

 Cuentan las crónicas que el Alcalde Sainz de Varanda, hombre bastante más culto que Rajoy, enmudeció de vergüenza al ver la placa en la calle con la denominación de “poeta” al luchador por la democracia, pero en ese acto decidieron dejarla así.

 ¡Qué mejor que ser denominado como poeta para la posteridad!..... aunque no lo seas, debieron pensar.

 Jorge Marqueta Escuer.

Sijena. Sí o no. Depende de otros, no de Aragón


La diputada de CHA Carmen Martínez Romances dejó este artículo en El Periódico de Aragón sobre el retorno (o no) a Aragón de los bienes de Sijena. Queda claro en este asunto que si no fuera Aragón quien se lo reclamara a Cataluña con todas las sentencias favorables, sino al revés, quien en la misma situación legal fuera Cataluña quie se lo reclamara a Aragón, el asunto ya estaría resuelto hace meses. Y eso es precisamente lo que jode.

Os dejo el artículo de Carmen, que es mucho más clarificador que mis palabras. Como siempre, si se hace "clic" sobre la imagen, se hace más grande para poder leer el texto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...